HECHOS 1

ESCRITOR

Lucas, el médico amado, es el autor de Hechos. El «primer tratado» (Hechos 1:1) es el Evangelio de Lucas. (véase Lucas 1:1-4) 

FECHA

Los Hechos se debió haber escrito entre 60 y 85 d.C. Aunque algunas tradiciones dicen que Lucas escribió Los Hechos en otros lugares, parece más exacto asumir que lo hizo en Roma, donde él termina su libro. (28:16–31)

EL DESTINATARIO DEL LIBRO

Lucas escribió su Evangelio y Los Hechos para un hombre llamado Teófilo (Luc. 1:3; Hech. 1:1).

Teófilo. Existen, por lo menos, dos posibilidades:

1. Es muy probable que era una persona real. En el griego la palabra krátistos (óptimo, excelentísimo) con la que es designado en Lucas 1:3 (oh excelentísimo), era un título que solía darse a un gobernador o procónsul. Esto parece indicar que Teófilo era una persona constituida en autoridad.

2. El término Teófilo en griego significa “uno que ama a Dios”. Se usaba frecuentemente este nombre en el mundo grecoromano del primer siglo. Si Lucas tenía en mente a un individuo, o a un típico amigo de Dios, es cosa que no se puede determinar.

Está claro, sin embargo, dado el carácter de la obra, que Lucas, aunque se dirige a Teófilo, no intenta redactar un escrito privado, sino que piensa en muchos otros parecidos a Teófilo. Esta práctica de dedicar una obra a algún personaje ilustre era entonces frecuente.

EL PROPÓSITO DE LUCAS

Al escribir el segundo tratado a Teófilo se puede expresar con las palabras de Lucas 1:3-4 después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, se las escribió a Teófilo para que conociera bien la verdad acerca del trabajo y predicación de los apóstoles. Como había escrito la verdad acerca de la vida y la obra de Cristo durante su ministerio personal, ahora describe la obra de Cristo que fue llevada a cabo por los apóstoles y por su iglesia, bajo la dirección del Espíritu Santo.

LOS HECHOS DEL ESPÍRITU SANTO

A este libro se le pudiera bien llamar «Los Hechos del Espíritu Santo». Es importante notar el progreso en la experiencia de los creyentes según el libro avanza de terreno judío al terreno de la Iglesia.

Hechos 2:38

Pedro les dice a los judíos que se arrepientan, que crean y sean bautizados para recibir al Espíritu Santo.

Hechos 8:14-15

Pedro ora por los samaritanos para que reciban el Espíritu, les impone las manos y reciben el don del Espíritu.

Hechos 10:44

¡El Espíritu Santo viene sobre los gentiles cuando creen, y Pedro sólo puede asombrarse!

Hechos 10:44

Es el patrón de Dios para hoy: oír la Palabra, creer, recibir el Espíritu y después bautizarse como evidencia de la fe.

LA EVANGELIZACIÓN (HECHOS 1:8)

La predicación de los apóstoles comenzó en Jerusalén y, en cuanto a este libro, terminó en Roma, pero Lucas entendía que apenas narraba el principio de la obra de evangelización. Los apóstoles y la iglesia del primer siglo predicaron el evangelio a todas las naciones (Colosenses1:23), y esto sirve de ejemplo para la iglesia de cada siglo subsecuente. Como siervos de Cristo, sin armas carnales, ni riquezas, ni poder político, ni amigos de eminencia ni, la mayoría de ellos, educación formal (Hechos 4:13). Evangelizaron a judíos, a samaritanos, a gentiles, a pequeños y a grandes, porque predicaron el sencillo evangelio que es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (Romanos 1:16). Dios siempre los llevaba en triunfo.(2Corintios 2:14)


 -DESCARGAR-

https://www.dropbox.com/s/kxyquee4dx83wmk/HECHOS%201.pdf?dl=0